Aprendiendo de(en) mi empresa para un buen clima organizacional

Aprendiendo de(en) mi empresa para un buen clima organizacional

 

¿Sabías que la cultura organizacional y la cultura de aprendizaje son elementos relacionados, cuyo análisis es relevante en toda organización por cómo se presentan en el clima laboral? Así es. De hecho, se ha señalado que cuando las organizaciones no tienen una orientación hacia la innovación, el modelo de cultura actual y deseado no permite el desarrollo de acciones claves que se orienten hacia el aprendizaje organizacional, tal como lo indica una publicación que utilizó el modelo de Valores Competitivos de Cameron y Quinn (1999) y un cuestionario de cultura de aprendizaje. En este post te invitamos a reflexionar en torno a la relación existente entre clima y aprendizaje organizacional y el impacto del actual período de pandemia.


Clima organizacional, clima laboral y aprendizaje

Algunos autores sostienen que la cultura es el ADN que identifica a una organización. En ese sentido, representa un conjunto de características y acciones comunes por parte de sus miembros que buscan cumplir sus objetivos organizacionales (Chiavenato, 2011). Por ende, corresponde a un conjunto de creencias, valores y hábitos que están en constante interacción para influenciar en el comportamiento de sus miembros (Gordon, 1996).

En PROLEARNING, el clima laboral es un aspecto que se encuentra entre los factores del sistema organizacional (estructura, liderazgo, toma de decisiones) y las tendencias motivacionales que se presentan en una serie de comportamientos que tienen consecuencias sobre la organización en cuanto a productividad, satisfacción, rotación, ausentismo, etc. Por su parte, a través del conocimiento del Clima Organizacional es posible medir la forma como es percibida la organización. Dicho de otra manera, mientras el clima laboral está asociado a los factores estrictamente relacionados con las condiciones dentro de las cuales se ejerce un determinado rol dentro de la organización, el Clima Organizacional corresponde a las percepciones, motivaciones y, en suma, a las visiones particulares de los miembros de una organización, las cuales están determinadas por lo estrictamente laboral. En consecuencia, si examinamos e indagamos en los comportamientos individuales y grupales, y los procesamos por medio de la gestión del conocimiento, es posible lograr un aprendizaje y, por ello, la innovación. Sabemos que la innovación no lo es todo, pero si pensamos en tener una cultura de aprendizaje como activo estratégico, es posible llegar a un estado de aprendizaje continuo orientado al máximo desarrollo de los procesos de cambio (McLean, 2007).

 

¿A qué nos desafía el actual panorama sanitario y social? Oportunidades para gestionar el clima organizacional

La pandemia y el confinamiento ha representado un desafío para la gran mayoría de las empresas. Se ha reformulado la forma en la que trabajamos, incorporando nuevas medidas sanitarias, turnos más largos o el trabajo desde nuestras casas. Cualquiera sea el caso, la situación de emergencia que vivimos afecta directamente el clima organizacional, tanto física como emocionalmente. Si bien hay muchas cosas que pueden escaparse, sí hay ciertas medidas que, como organización, pueden ser tomadas para resguardar y gestionar el clima durante la pandemia.

1. Gestionar la comunicación

En un entorno presencial, somos capaces de percibir emociones, actitudes, tonos y gestos que determinan la forma en la que nos comportamos. Sin embargo, en un entorno virtual mucho de este lenguaje desaparece y puede entorpecer la comunicación. Aquí radica una primera oportunidad de acción: gestionar en lo posible la comunicación. Esto puede ser a partir de establecer normas de convivencia, medios de comunicación oficiales, contextos y turnos para comunicarse fluidamente. Al cuidar y propiciar un entorno seguro de comunicación, se deja menos espacio para interpretaciones que puedan entorpecer el clima. Al establecer buenas prácticas es posible anticiparse a eventuales dificultades e identificar cuándo alguno de los colaboradores pueda estar presentando dificultades.

2. Gestionar el aprendizaje individual y organizacional

Existe una necesidad de desarrollar procesos internos que promuevan una gestión eficaz de sus miembros, la aplicación de soluciones creativas y, sobre todo, la generación de proyectos innovadores (Aramburu, Sáenz y Blanco, 2014; Prajogo & McDermott, 2011). En ese sentido, creemos que una organización tiende a ser saludable si fomenta a todo nivel procesos basados en el compromiso y adherencia a estas directrices.

3. Gestionar la cultura organizacional de cara a la innovación

Si pensamos en la cultura organizacional como el ADN de una empresa, ¿por qué no hacer que esta estructura sea sólida, pero flexible y adaptable a cualquier contexto, velando por el bienestar de las personas? Tomemos los procesos internos de gestión del conocimiento orientados al cliente interno/externo, que se pudieran desarrollar dentro de la organización, y orientemos y potenciemos a los miembros de la organización para lograr una exitosa adaptación externa. Esto permite flexibilizar el desarrollo de otros tipos de cultura como la cultura de aprendizaje.

El clima organizacional es fundamental para ser feliz en el trabajo. Cumplimos funciones específicas, pero como parte de un equipo con un objetivo y sentido en común.

Te invitamos a reflexionar y actuar de cara a los desafíos que se presentan en el actual período.

Ven y comunícate con PROLEARNING

Deja tu comentario

Asegúrese de ingresar toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). El código HTML no está permitido.