7 claves para llevar capacitaciones presenciales a virtuales (sin un facilitador de por medio)

7 claves para llevar capacitaciones presenciales a virtuales (sin un facilitador de por medio)

 

Cada día nos estamos acostumbrando a trabajar más a distancia, vía remota. Ya las clases, los tutoriales, los cursos se viven online con mayor fuerza. Si ya tenías preparadas tus capacitaciones de forma presencial debes saber que no es lo mismo preparar clases por internet que diseñar un e-learning. Sigue leyendo para aprender 7 claves para transformar tus capacitaciones a entornos virtuales. La oportunidad se revela a partir de la didáctica y las estrategias de diseño instruccional, así como también de la gráfica y diseño multimedia.

¿QUÉ ES LA MODALIDAD PRESENCIAL DE FORMACIÓN?

Hoy en día es básicamente un medio de transmisión de contenido que requiere la presencia de todos los participantes en un aula. El profesor/facilitador orienta el aprendizaje a través de la explicación y comunicación de ideas y casos ejemplificadores. Por su parte, el e-learning es una modalidad de enseñanza-aprendizaje que se apoya en las tecnologías de la información y la comunicación. ¿Cómo? Articulando recursos tecnológicos con otras estrategias derivadas de teorías del aprendizaje, que son mediadas por el diseño instruccional, el diseño gráfico y, generalmente, también multimedia.

Si quieres realizar un e-learning efectivo, no basta con que envíes documentos electrónicos, presentes esquemas con movimiento o pongas música de fondo. El tránsito a la virtualidad requiere una reingeniería de la didáctica que permita apoyar el aprendizaje en usuarios cada vez más expuestos a distintas fuentes de conocimiento.

7 CLAVES PARA LLEVAR CAPACITACIONES PRESENCIALES A DIGITALES

1. Delimita el objeto de aprendizaje

Pregúntate: ¿qué se debe aprender? Esta pregunta se responde a partir de la definición de cómo se gestionan los contenidos para la formación y aprendizaje. En la mayoría de los casos, los contenidos desarrollados están inmersos en los entornos de formación para los que fueron desarrollados, y a su vez en sistemas de administración de cursos, dando como resultado que los contenidos estén en los últimos niveles de acceso para los usuarios, ya que solo se puede llegar a ellos dentro de las secuencias de aprendizaje propuestas por los cursos. Por ello, para llevar un curso presencial a uno virtual, debemos reorganizar los contenidos y adaptarlos considerando la clave 2.

2. Caracteriza el grupo objetivo: el usuario

Pregúntate: ¿cuáles son las características del usuario? Conocer el perfil del usuario es fundamental. Cada solución debe considerar las variables relevantes (edad, formación educacional, contexto de desempeño de su rol, digitalización, sus habilidades, expectativas, entre otros atributos). Poner al usuario en el centro es vital para contribuir a su aprendizaje, además, es uno de los 10 mandamientos del e-learning que debes conocer (mandamiento #1: “Poner al estudiante en un pedestal”; Mandamiento #4 “Respetará al estudiante como a usted mismo”).

3. Define los objetivos de aprendizaje por competencias

Pregúntate: ¿Para qué aprender el contenido? Esta clave es primordial. Los objetivos son uno de los pilares de la definición de qué y para qué se debe aprender un determinado contenido. Y no olvide “No lo cuente, muéstrelo” (Mandamiento #8).

4. Analiza la pertinencia de los contenidos que se imparten presencialmente

Pregúntate: ¿Cómo se aplicarán los contenidos a un determinado contexto de desempeño? Esto forma parte de la gestión de los contenidos. Ello implica reorganizarlos en función de las claves anteriores. No olvides “iniciar con un buen comienzo” (Mandamiento #2), y que mientras más pequeñas sean las piezas de aprendizaje, mejor el el grado de cercanía del participante con el desarrollo del e-learning (Mandamiento #10)

5. Identifica las características de la plataforma dentro de la cual alojará el curso

Pregúntate: ¿Qué tipo de solución se puede utilizar? Si ya tienes claro cuáles son las respuestas a los puntos anteriores, debes tener presente qué solución crearás, y qué recursos están disponibles para ello. Acá debes tener en cuenta otros importantes mandamientos del e-learning: “No dependerá solamente del pc” (Mandamiento #5); “No abusará de la interactividad” (Mandamiento #6); “No robará el control del alumno” (Mandamiento #9)

6. Desarrolla el diseño instruccional atingente

Pregúntate: ¿A través de qué estrategia se aprenderá? Ya hemos hablado de la importancia del DI. En este sentido, esta clave deberá ajustarse a las necesidades que derivan de los puntos anteriores. Hoy en día, la experiencia del usuario (UX) es más importante que nunca. El alumno debe sentir que tiene el control a lo largo de todo el curso y que debe saber qué, por qué y cómo hacer cada actividad. No olvides, ¡el usuario está primero! y por ello, no olvides “planificar, planificar y planificar un poco más” (Mandamiento #3).

7. Aplica el diseño que te permitirá la expresión del DI

Pregúntate: ¿Cómo debe ser la experiencia del usuario, en términos de la navegabilidad del curso? No se puede perder de vista cuál debe ser la experiencia del usuario y, por ende, la usabilidad del recurso de aprendizaje que crearás para cumplir con la meta de diseñar un entorno virtual de aprendizaje lo más apegado a las expectativas que se traducen en las respuestas a las 6 claves mencionadas.

¿Cuál ha sido tu experiencia con la modalidad de e-learning?

¿Qué desafíos tienes por delante, especialmente en el actual panorama mundial?

¡Coméntanos!

En PROLEARNING ayudamos a las empresas a concretar sus expectativas de formación y aprendizaje orientadas a la acción en el puesto de trabajo.

Conoce AQUÍ lo que hacemos ¡Contáctanos a través de nuestros canales!

1 comment

  • Claudia

    Claudia

    Viernes, 17 Abril 2020 19:03

    Me encantó eso de los mandamientos. A ponerlos en práctica!

Deja tu comentario

Asegúrese de ingresar toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). El código HTML no está permitido.