10 buenas prácticas para trabajar desde la casa

10 buenas prácticas para trabajar desde la casa


Este último tiempo nos ha invitado a replantearnos el modelo de trabajo convencional; aquel que nos ofrecía un lugar destinado para el logro de un trabajo eficiente y eficaz.

¿Por qué debemos replantear nuestra forma de trabajar?

Durante seis meses hemos observado acontecimientos sociales que nos llenan de incertidumbre y nos obliga a gestionar nuestro quehacer de otra manera.

Esta semana, además, estamos experimentando una crisis sanitaria mundial, a raíz de la pandemia que ha ocasionado la expansión del coronavirus SARS-COV-2, llegando hasta nuestro país. Este hecho nos obliga a ser responsables con nuestra salud y a tener un sentido de comunidad, implicándonos en el cuidado de otros, con un comportamiento preventivo al decidir #quedarnosencasa.

Esto nos abre nuevas oportunidades de trabajo o espacios que facilitan el desarrollo de nuestro actual trabajo. Si es compatible con nuestro rol profesional, podemos realizar teletrabajo. Esta es una oportunidad de continuar nuestra rutina, como trabajadores, en el mejor espacio: NUESTRA CASA. Si bien, tiene factores positivos, existen otros, que pueden constituir elementos de distracción para un desempeño acorde a nuestras expectativas de logro diario. Recuerda siempre que tu trabajo es valorado por tu PROFESIONALISMO y RESPONSABILIDAD. Para el logro exitoso de este desafío te entregaremos algunas sugerencias, que te invitamos a leer:

1. Ten un lugar de trabajo adecuado

Es importante habilitar una zona en casa que puedas acondicionarla como tu lugar de trabajo u oficina, ajeno a cualquier distracción. Mantenlo limpio, aireado y con buena iluminación. Procura tener tu mesa de trabajo ordenada, con silla de trabajo cómoda y si es posible, ergonómica para cuidar nuestra espalda. Tu computador debe estar a una distancia adecuada y recuerda limpiarlo regularmente con productos adecuados.

2. Crea una rutina

Genera un espacio que favorezca el MODO TRABAJO desde casa. No olvides que trabajar en casa también requiere de rigurosidad. Por ello, establece horarios y respétalos. Levántate siempre a la misma hora y prepárate para una rutina organizada, con el objetivo de optimizar el tiempo, el uso de tu energía y recursos necesarios para un trabajo exitoso. Considera también momentos de descanso y por supuesto, el final de la jornada laboral. Agradecerás lograr organizarte, dado que tendrás espacio para otras actividades en estos días de contingencia sanitaria.

3. Planifícate

Organiza bloques de tiempo de trabajo con pausas entre ellos. Existen muchas técnicas que puedes poner en práctica para mejorar la eficiencia en el trabajo, te recomendamos la Técnica Pomodoro. Usa el tablero de focos semanales, revisa aquellas que son prioritarias y asígnales un tiempo determinado. Durante tus días de trabajo, avisa al equipo cuando estés en línea. Como en cualquier día laboral, debes estar contactable. Si es factible, señala dos o tres tareas por jornada. Realizarlas primero nos ayudará a sentir que avanzamos con la carga laboral. Frente a excepciones te aconsejamos:

  • Si no puedes estar disponible por razones de fuerza mayor, avisa a tu jefe o líder de proyecto con 24 horas de anticipación o la mayor anticipación posible, a fin de redistribuir o priorizar tus focos.

  • Si necesitas un día libre, acuérdalo con tu jefatura.

  • El teletrabajo no aplica para caso de enfermedad. En ese caso, debes presentar licencia médica.

TEN PRESENTE que debes gestionar tus días libres con responsabilidad y considerando las posibilidades que tu equipo de trabajo pueda relevarte o ser tu back up.

4. Evita distracciones

Si bien trabajar en casa tiene aspectos favorables, pues contamos con un espacio familiar, también tenemos agentes distractores que nos dificultan el logro de una rutina organizada, tales como: nuestros hijos, mascotas, responsabilidades domésticas, preocupaciones, redes sociales constantemente capturando nuestra atención, entre otras. Si bien nuestro quehacer supone la orientación de un líder o jefatura, en estos tiempos estamos capacitados para trabajar sin supervisión directa. No obstante, es probable que nos distraigamos. Para evitar distracciones, planifica en qué momentos del día harás llamadas telefónicas (especialmente las personales), consultar el email, contestar WhatsApp, etc.

5. Mantén el contacto con tu equipo de trabajo

Esto aplica a compañeros, jefes o líderes y clientes. Cómo no considerar las posibilidades que nos ofrece el teletrabajo. Hoy contamos con un sinnúmero de aplicaciones de mensajería, correo electrónico o videoconferencias. Preparémonos y facilitemos canales de comunicación a través de diversas App de videoconferencia para otorgar espacios de comunicación y confianza, donde mostremos nuestro compromiso con el trabajo asignado. Te sugerimos: Hangout, Whereby, Zoom, Skype, entre otras, cuya elección dependerá del objetivo, extensión y los participantes de cada reunión.

6. Separa el ocio de las obligaciones laborales

Si somos autocríticos, podemos advertir que el teletrabajo tiene el riesgo de volvernos adictos al mundo laboral o volvernos muy ineficientes, arrastrando permanentemente tareas que pueden resolverse a tiempo, pero que decidimos postergar, por no administrar adecuadamente nuestro tiempo. Aunque tengamos libre acceso al sistema de la empresa o al mail de trabajo, debemos separar el trabajo de la vida personal u otros intereses de la vida, de lo contrario corremos el riesgo de incumplir en ambos.

7. Haz pequeñas pausas de descanso

Las contracturas pueden aparecer si estamos mucho rato en la misma posición. Debemos parar durante unos minutos para renovar las fuerzas. Tan importante es aprovechar los bloques de tiempo de trabajo como los que se usan para descansar. Marca pausas y cúmplelas. Disfruta del momento libre y no estés pensando en qué debes hacer o qué deberías haber hecho. Es tentador usar estos descansos para navegar por internet. Pero si tu trabajo ya es de cara al ordenador, resultará más beneficioso salir a tomar un café o dar un paseo.

8. Evita consultar las redes sociales

Cuando trabajamos solos y desde casa, la tentación de consultar las redes sociales es mayor; y es probable que los “cinco minutos” que íbamos a invertir en ellos, se conviertan en quince o más, porque suelen ser más adictivas.

9. Usa tu mail de trabajo sólo con este fin

Es útil para separar los aspectos personales de los laborales. No uses el correo electrónico privado para trabajar, ni viceversa, pues no lograrás gestionar de la mejor manera la información que requieres para efectuar un trabajo riguroso y profesional. Recuerda que mantener el orden de la información relacionada con tu trabajo, disminuirá situaciones de estrés y evitará malentendidos.

10. Solicita apoyo de quien(es) vive(n) contigo

Entendiendo que tu casa, en rigor, no es tu lugar de trabajo habitual (o si has decidido que así sea) explica a tus cercanos el alcance de tus responsabilidades laborales y cómo puede afectar a tu desempeño, interrupciones innecesarias o situaciones que demanden tu atención fuera de tus focos de trabajo. Para ello, respetuosamente, explica que necesitas tu espacio y horarios de trabajo. Hazle(s) saber que estás trabajando y que podrá(n) contar contigo fuera de tu horario de trabajo.


Finalmente, recuerda que esta breve guía busca favorecer tu trabajo en casa, con recomendaciones puntuales y muy efectiva. Pero, TEN EN CUENTA, de ti depende que la gestión de tu trabajo a distancia sea exitosa, grata y fructífera.

 

Deja tu comentario

Asegúrese de ingresar toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). El código HTML no está permitido.